loading

El Sistema de control de Smar tiene proyección internacional en el sector de energía nuclear




 


Duke Energy Corporation, ubicada en Carolina del Sur, EE.UU.

 

La edición de noviembre de la revista Power Magazine International reportó el exitoso caso de la Estación Nuclear Oconee (ONS) de Duke Energy, en los EE.UU. La central de energía fue elegida para una serie de artículos sobre generación de energía.

Según Angela Neville, jefe de editores de Power Magazine, la Estación Nuclear Oconee está concluyendo un programa de diez años para digitalizar la instrumentación y los sistemas instalados en la década de 1970. “De esta manera, Duke Energy se vuelve líder industrial con relación a técnicas y reglamentaciones. Reciéntemente el equipo del proyecto concluyó la actualización digital del sistema de control integrado, del regulador de tensión principal, del sistema de control de procesos y del sistema de aislamiento automático del agua de alimentación”.

Angela explica que la reglamentación para la actualización digital de los sistemas de protección del reactor y el de seguridad está prevista para este año. “Juntas, las dos actualizaciones aumentan el desempeño de la estación a largo plazo y reducen los problemas de la obsolescencia de los equipos originales,” comenta.

El control de procesos de SMAR, el SYSTEM302-7, instalado en el sitio, también fue mencionado por la revista. Concluido en 2008, fue el primer sistema Foundation Fieldbus, a escala significativa, implantado en una estación nuclear. “El sistema de control de los tres reactores de Oconee trajo mejorías a todo el proceso  de generación de energía, ofreciendo mejor visibilidad del proceso y mayor informacion sobre el estado de cada equipo de campo en tiempo real,” comenta Fernando Liboni, Gerente de Proyectos de SMAR.

La Planta  Nuclear Oconee está funcionando exitosamente  desde 1973, suministrando energía de manera cconfiable y segura. Es la primera central eléctrica nuclear de los  Estados Unidos que distribuiye más de 500 millones de MW/h de energía a la población. Tras el reconocimiento de los beneficios ambientales y económicos de la  operación de la ONS, además del permiso original de 40 años, la Duke solicitó a la Comisión Reguladora (NRC)  y obtuvo en 2000 la extensión de este plazo hasta 2034.